¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas incluyen la ausencia de gateo o balbuceo, mínima capacidad del habla y sonrisas y carcajadas frecuentes. Otro síntoma es la imposibilidad de caminar, moverse o lograr el equilibrio (ataxia).
Las personas pueden sufrir:
Desarrollo: retraso del habla en un niño o talla baja
Muscular: anomalías en la forma de caminar o problemas de coordinación
Cognitivos: discapacidad de desarrollo o discapacidad intelectual
También comunes: conducta feliz, deterioro del habla, babeo, convulsiones, ojo perezoso o trastorno del sueño